sábado, 21 de octubre de 2017

Sagas que no voy a continuar #3

Y hoy regreso con esas entradas que son divertimiento personal y de muchos otros, porque recorriendo mis estanterías y mis lecturas soy cada vez más recia a iniciar sagas porque no suelo leerlas seguidas y por eso no suelo terminarlas, lo que es un problema. Aquí voy a hablar de varias que justificadamente no pienso seguir sin culpas ni remordimientos.


Sagas que no voy a continuar
Parte 3

Hija de humo y hueso: Si han leído mis reseñas saben que la saga nunca fue de mis favoritas además porque me parecía bastante meh en ciertas cosas aunque la autora escribiera bien. Pues por eso, porque ha pasado mucho tiempo desde que leí el segundo y el tercero tiene más de seiscientas páginas prefiero dejarlo como está. Ya leí varios spoilers y bueno, igual creo que no me gustaría así que no me arrepiento.

La reina roja: Esta era bastante obvia la verdad. Es una saga de cuatro libros, unas cuantas historias cortas y si no estoy mal el último sale el próximo año pero obviamente no voy a leerla ni porque me regalen una camionada de kitkats. Si ya el primero me pareció un bodrio con un hype tan bestial e incomprensible pues voy a hablar ni leer más de semejante horror.

La ira y el amanecer: Un libro al que le tenía un poco de fe pero me pareció bastante regular y decepcionante. Es una bilogía pero como el primero no me había gustado por eso me decidí a no seguir la saga y mejor averiguar que sucedería en el siguiente libro. Pues me gustó menos lo que supe así que aquí me quedo tan traquilita de la vida.

Una corte de rosas y espinas:


Qué decir de esta saga. Que odiarla no es suficiente. Es más bien la mosca detrás de la oreja que estos libros son tan populares entre la gente, a pesar de que para mi, son bodrios infumables. Por eso y porque soy terca y leí los primeros tres libros. Ahí ya decidí que paraba los pies ahí. Porque la autora decidió abrir la caja registradora y escribir tres novelas largas y dos novelas cortas más. Pues all the shade para estas novelas. Si bien leeré spoilers de que pasa en los siguientes, no los leeré. Nunca más.


Y es todo por ahora. Cada vez es mejor descartar sagas que no pienso leer porque ya muchas las pongo aquí por que se me va el interés en leerlas. Que alguien me recuerde no empezar sagas malas de cuando en cuando. Así que sin sentirme mal ni nada yo les digo adiós, muy buenas.

martes, 17 de octubre de 2017

La forma de las ruinas de Juan Gabriel Vásquez

La forma de las ruinas
Juan Gabriel Vásquez
9789588883946
Editorial Alfaguara
Encuentralo en Goodreads





Las ruinas de un hombre noble

Hace tiempo que sentía la necesidad de leer más autores colombianos y no es porque no haya a quién leer, que si hay, sino que a veces mi zona de confort no está en la literatura de mi país. Y ahora, gracias a un intercambio literario este libro llegó a mis manos. Y para ir adelantando, ha sido una muy buena decisión.

Juan Gabriel Vásquez (1973) es un abogado, columnista, escritor y traductor bogotano; que emigró muy joven a Europa y pasó más de una década residiendo en Barcelona. Como él mismo dice, publicó novelas menores en Colombia y luego salió del país queriendo ser mejor narrador. Posteriormente publicó novelas que fueron calificadas como revelación y grandiosas para la crítica como El ruido de las cosas al caer, Los informantes, entre otras. Es de esos autores que veías su cara en pendones en las ferias del libro, promocionando su última novela (recuerdo haber visto carteles cuando se promocionaba El ruido de las cosas al caer). Mi primer contacto con sus textos fue mucho después, haciendo mi trabajo de grado, cuando leí un texto que escribió para El Malpensante sobre El gran Gatsby. Incluso cité un artículo que escribió sobre la reseña literaria y que hizo parte de mi tesis de grado. Desde ese momento sabía que era un tipo culto y sobre todo, que escribía bien.

Los gafufos conquistaremos el mundo

Esta vez estamos hablando de su novela más reciente, publicada en 2015. Juan Gabriel regresó a radicarse en Bogotá, luego de vivir 16 años en Barcelona, ahora acompañado por su esposa y sus hijas. Pasó un tiempo para que se volviera a acostumbrar a Colombia. En medio de esa época es cuando nos cuenta lo que vivió con un hombre llamado Carlos Carballo y como era su relación de admiración-desprecio y lo que llevó a este hombre meterse al museo de Jorge Eliécer Gaitán para terminar encarcelado.

Podría ser una virtud o un punto negativo, pero La forma de las ruinas es una novela que navega entre lo autobiográfico, la novela histórica y el relato detectivesco. No hay una definición génerica, navega entre la realidad y la ficción, cosa que Juan Gabriel defiende a cabalidad. Y de esto se sirve para contarnos varias historias con personajes clave: un doctor que le hace una revelación impactante, el mencionado Carlos Carballo, hilo conductor de la novela y el propio autor es protagonista, que nos narra experiencias personales (el nacimiento de sus hijas, prematuras luego de un complicado parto). Todo esto tejido con las conspiraciones y la memoria histórica ¿Quiénes son los que se encargan de urdir la muerte de hombres ilustres?

Asesinato de Lee Harvey Oswald, sospechoso del asesinato de John F. Kennedy

Carlos Carballo es un hombre atormentado por su pasado y fiel defensor de las teorías conspirativas. Cree que siempre hay alguien detrás de asesinatos de importantes hombres como lo fueron Rafael Uribe Uribe, Jorge Eliécer Gaitán, incluso el propio John F. Kennedy. Su vida transcurre en estudiar y analizar los casos para descubrir la verdad. Los asesinatos en Colombia, distanciados por 34 años de diferencia, (el primero en 1914 y el segundo en 1948) tienen un sentido profético para Carballo y por eso el asesinato de dos hombres ilustres obsesionan su vida. Ambos liberales, el primero un general que catalogaban de ateo perdido y el segundo, el caudillo del pueblo, llamado "El Jefe" y una de las últimas grandes figuras políticas colombianas, avivaron la tensión de todo un país. La de Gaitán, desencadenó la ira del pueblo y la destrucción de gran parte de la capital del país y el recrudrecimiento de una violencia bipartidista ya existente. ¿Cómo se relacionan estos asesinatos? ¿Es la misma gente que ¿Porque ambos casos tuvieron un ejecutor y este fue condenado o asesinado, pero, hay alguien detrás? ¿A quién le convenían sus muertes?

Jorge Eliécer Gaitán, ya fallecido, el 9 de abril de 1948

Desde varios momentos y desde la voz de Juan Gabriel, vamos conociendo las circunstancias de su relación con Carballo, cómo este hombre afectó su vida durante una época y por ende el acercamiento a la historias de estos asesinatos, que marcaron la vida del autor y de todo un país. Lo que hace aquí Juan Gabriel es reflexionar de forma acertada e interesante los detalles de la vida política nacional y las épocas de un país siempre convulso, polarizado y en guerra. Desde Rafael Uribe Uribe y la finalización de la guerra de los mil días y sus años posteriores hasta llegar a la polarización política de los años cuarenta por la figura del caudillo Jorge Eliécer Gaitán y cómo su muerte marcó miles de vidas.

Los colombianos ya tendemos a pensar que siempre nos pasan las mismas desgracias, que es un ciclo que no termina. Si no es así, por qué nos sorprende que un tipo como Luis Carlos Galán, dirigente del partido Liberal (como lo fue Gaitán) también haya caído asesinado por las balas en 1989; el que en su momento representó para muchos la esperanza de que todo cambiara. Pero caemos de nuevo en las mismas desgracias, en la misma desesperanza. Juan Gabriel reflexiona sobre su juventud, sus aspiraciones, sobre el exilio, el desarraigo y describe de forma brillante por medio de Carballo y él mismo la historia de dos asesinatos sucedidos en una patria que una vez fue llamada "boba", una que se autodestruye por medio del odio y la eliminación de los que nos estorban.

Creo que esta novela es un muy buen ejercicio de reflexión sobre la memoria y la historia, que nos hace plantearnos las dudas que aquejan a Carballo y que además aquejan a su autor. Por cosas de la profesión, enterarme posteriormente que Carballo no era un personaje real me dejó algo desilusionada pero paradójicamente contenta por creerme un personaje como me lo creí. El bogotazo tambien marco a Juan Gabriel y todo su pasado y sus ruinas, y por esto lo ha querido exorcisar en esta novela. Confieso que me sentí muy identificada por la cercanía de nuestra violencia, la que hemos vivido directa o indirectamente y que nos ha marcado como sociedad.

Los gafufos conquistaremos el mundo: Parte 2

Me he quedado muy impresionada y satisfecha son el trabajo de Juan Gabriel. Y ya me he agenciado otra de sus novelas porque ya que he leído la más reciente, no me queda más remedio que leer las anteriores. ¿Leerán ésta? Porque lo vale mucho.

sábado, 7 de octubre de 2017

Como han cambiado mis gustos lectores

Sin duda la llegada de los sitios web y las redes sociales nos cambió de alguna forma la relación con la lectura y los libros. Antes de llegar a Blogger, yo usaba el internet para diseñar y escribir en foros y hasta tuve uno de anime, por allá en los años 2003-2007 más o menos. Solo fue hasta el 2009 que llegue y me quedé en esta plataforma. Pero sobre lo que quiero reflexionar hoy es sobre como el internet, las redes sociales y sobre todo la gente ha cambiado mi forma de leer.


Cuando abrí el blog llevaba más o menos un año desde que había retomado la lectura luego de aparcarla por un tiempo (ya he contado esto antes, pero estuve deprimida varios meses) y para ese momento ya tenía un par de reseñas en el trastero para ser publicadas. Nunca me había movido por géneros o autores particulares, leía lo que me apetecía. En el 2010, mi primera reseña publicada fue de Los hijos de Hurín de J.R.R. Tolkien, una obra más desconocida que se ambienta en la Tierra Media antes de que suceda El señor de los anillos. Leí y reseñé hasta un libro del señor Coelho, que en su momento me entretuvo mucho (no me cuelguen) y hasta puse mi crítica de Cien años de soledad (libro de adoro).

Para 2010 fue el momento de la literatura juvenil. No es que no existiera antes, sino que para mi fue la época de empezar a leer este tipo de libros. Yo no había leído Harry Potter (mis padres no son lectores y JAMÁS me los compraron *inserte cara de tristeza*) así que crecí viendo las películas. Ese era el referente más popular en esos años, pero llegaron los libros de vampiros y dominaron en panorama. Aunque en mi adolescencia leía libros para jóvenes, eran de temática realistas y ambientados en los 90, o sea que eran muy distintos. Estos años fueron la época dorada de Stephanie Meyer, Suzanne Collins, Cassandra Clare, Lauren Kate, Richelle Mead y muchos otros autores. Leí Crepúsculo y me entretuvo bastante, hasta logré leer los tres siguientes aunque no acabé el cuarto porque es horrendo. Hasta vi la tercera y cuarta de las películas en cine pero ni una más. 

Fueron años divertidos porque leí libros algo entretenidos pero MUY malos:
  • Dos abominaciones de Claudia Gray
  • El horrible Taibhse
  • Tres de Oscuros para luego dejar el cuarto a medias y saltármelo hasta el final
  • El primero de Hush Hush
  • Inicié la saga de Cazadores de sombras (y cuando desperté, seguía atrancada allí)
  • Solo logré leer el primero de Vampire Academy
Y asi con varios libros que no pude comprar en su momento y mejor que no lo hice porque me habría arrepentido mucho después. Aunque en esta época no dejé de leer autores que me gustan como Amélie Nothomb, Charles Bukowski y un par más que fui descubriendo por internet.


Después fue el boom de las distopías con el gran éxito de Los juegos del hambre. Yo siempre seré Team Gale y no me avergüenza decirlo. Fue una saga que me metieron por los ojos 1000 veces por metro cuadrado hasta que tuve que leerla. Pero luego la cosa se inundó de historias similares. Le dabas un golpe a la tierra y salían TREINTA distopías parecidas para cosechar el éxito que otras lograron.
  • El final de Los juegos del hambre, el famoso Sinsajo, me decepcionó como no tengo memoria de otra decepción semejante
  • De los cuatro libros de Divergente, solo salvaría a Cuatro de la hoguera comunal
  • Leí el primero de El corredor del laberinto pero luego perdí el interés y no seguí
  • La decepción más grande post-juegos fue con la trilogía Delirium. Un primer libro meh, un segundo libro bueno y un tercero horrible. Lauren Oliver I WAS ROOTING FOR YOU

En estos años también leí autores geniales como John Steinbeck, George Orwell, Truman Capote, Iréne Nemiróvsky, Eduardo Sacheri, entre tantos otros. También leí los libros sobrehypeados y sosos de John Green y descubrí mi poco gusto por las novelas de Laura Gallego.

Pero en 2013 fue el momento preciso para leer por fin la saga de Canción de hielo y fuego y volver a los campos verdes y frodosos de la fantasía. Aunque ya corría la tercera temporada de la serie, ese mismo año leí los cinco tomos de forma espaciada y sin duda es la mejor decisión que he tomado en bastante tiempo. Me considero una gran fan de la saga literaria que me ha dado mucha alegría pero mucho sufrimiento. No soy tan fan de la serie (me gusta aún, pero con el tiempo he perdido el respeto que le tenía a sus guionistas y creadores) y con este paso, fui leyendo más novelas de este tipo tanto adultas como juveniles.

  • Inicié la Crónica del asesino de reyes y sigo esperando don Pat, sigo esperando....
  • Volví a Tolkien leyendo El Silmarillion y El Hobbit
  • Leí dos libros de Narnia y creo que seguiré (?)
  • Empecé y terminé la saga de Percy Jackson
  • Empecé fantasía juvenil con Hija de humo y hueso y aún no la acabo
  • Inicié la saga de Shadow and Bone de Leigh Bardugo y no me arrepiento JAMÁS
Aunque lei otro tipo de libros, y descubrir que estoy en medio que me gusten los libros de Rainbow Rowell a que me parezcan bastante bleh, me volví fan de Patrick Modiano, de Gay Talese, seguí leyendo clásicos y reforjé mi amor por Stephen King al leer más de sus libros e iniciar la lectura de La torre oscura.


Tiempo después mi meta era leer libros en su idioma original, y esto lo reforcé comprando mis libros en inglés en la medida de lo posible. Regla que sigo cumpliendo lo mejor que puedo hasta el día de hoy. Fue el momento de entrarle duro a las novelas en este idioma y fui progresando con el tiempo hasta llegar a leer mi primera novela de 1000+ páginas en 2016 (Jonathan y Norrell). Y fue tan maravilloso que me dan ganas de releerlo cuando pienso en él. LÉANLO.
  • North and South fue un viaje denso pero agradable
  • Leí East of eden de Steinbeck y fue una experiencia religiosa
  • Wuthering Heights con todo y regionalismos enredados fue increíble
  • Frankenstein fue un paseo supremamente interesante
Aunque también me enfrenté a libros hypeados pero horribles como Cincuenta sombras de Grey, Red Queen, un horrible libro de Moccia que nunca acabé, libros decepcionantes como Fangirl o El juramento. Descubrí autores de juvenil fantásticos como Andrew Smith, Shaun David Hutchinson y A.S. King que merecen que se les conozca más y otros que creo no se merecen lo que están ganando como Sarah J. Maas o las tantísimas novelas que han salido y saldrán de los rincones oscuros de Wattpad.

Mi propósito inicial (desde que abrí este blog y en general, desde siempre) ha sido variar mi lectura. Desde clásicos, literatura original en inglés, leer más autores que escriben originalmente en español y retomar mis queridos autores orientales. Esos son grandes metas que siempre quiero alcanzar y que trato de trabajar cada vez que inicio y termino un libro. Sería divertido si me contaran si coinciden conmigo en algunos de estos libros y autores que he ido leyendo.